Vigilantismo y violencia colectiva


En las últimas décadas, América Latina ha asistido a una transformación en los modos, actores e intensidades de la violencia. Durante los períodos posteriores a las dictaduras militares, a la vez que se aprecia su disminución como medio de zanjar conflictos políticos, la violencia se vuelve heterogénea y compleja. A partir de las transformaciones económicas neoliberales han aparecido respuestas estratégicas en la contención del riesgo de parte de segmentos de la sociedad civil que despliegan acciones de violencia colectiva. Los linchamientos y otras formas de vigilantismo, entendido éste como aquellas respuestas colectivas frente al delito y la violencia que tienen un carácter extrainstitucional, ya sea que constituyan acciones preventivas o que expresen una reacción punitiva (Huggins, 1991), ocurren donde las condiciones de legalidad y justicia son percibidas insatisfactoriamente por los ciudadanos y bajo el marco de transformaciones estructurales abruptas, profunda desigualdad, conflictos raciales, situaciones de inseguridad y altos niveles de impunidad. Es así como los linchamientos y la violencia colectiva no pueden comprenderse como un fenómeno periférico y coyuntural. Por el contrario, estos eventos reflejan procesos históricos de conformación de los Estados nacionales y las subjetividades políticas, así como sus transformaciones contemporáneas.

En América Latina, los fenómenos de violencia colectiva se han integrado como un repertorio de acciones legítimas, donde los colectivos y comunidades reaccionan defensivamente para proteger bienes o personas ante actos considerados lesivos a su integridad, a la vez que imponen ordenamientos precautorios frente a la inseguridad con independencia de las instituciones de seguridad del Estado. El estudio comparado de estos fenómenos en distintos países de Latinoamérica permitirá indagar sobre los elementos en común que han hecho que estas acciones se hayan extendido de manera regional y permitirá contrastar las formas locales en que estas acciones impactan y reordenan los entornos cercanos, permitiendo comprender la formación de participaciones políticas por fuera de la gramática estatal, en donde la regulación de la inseguridad a través de la violencia resulta una estrategia eficaz.

La comparación sistemática de casos tendrá como centro de la reflexión la relación entre las condiciones de inseguridad y la consolidación democrática regional, así como la participación ciudadana en la conformación de esferas civiles seguras. De esta manera se aporta a la comprensión teórica de la violencia en las sociedades contemporáneas y se espera avizorar alternativas que se puedan traducir en políticas públicas que atenúen los efectos de los diversos conflictos sociales violentos.



Coordinan:
Antonio Fuentes Díaz: Programa de Posgrado en Sociología – Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades – Benemérita Universidad Autónoma de Puebla – México
Leandro Gamallo: Instituto de Investigaciones Gino Germani – Facultad de Ciencias Sociales – Universidad de Buenos Aires – Argentina
Loreto Francisca Quiroz Rojas: Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social – Universidad de Chile – Chile


[+] Presentaciones de los GTs


Si desea recibir más noticias de CLACSO:

a nuestras listas de correo electrónico.



View this post on Instagram

📌 Conoce al Grupo de Trabajo «Vigilantismo y violencia colectiva» 🔎 Coordinan: Antonio Fuentes Díaz, Leandro Gamallo y Loreto Francisca Quiroz Rojas ❗Este Grupo de Trabajo está compuesto por 23 integrantes de 11 países. En las últimas décadas, América Latina ha asistido a una transformación en los modos, actores e intensidades de la violencia. Durante los períodos posteriores a las dictaduras militares, a la vez que se aprecia su disminución como medio de zanjar conflictos políticos, la violencia se vuelve heterogénea y compleja. A partir de las transformaciones económicas neoliberales han aparecido respuestas estratégicas en la contención del riesgo de parte de segmentos de la sociedad civil que despliegan acciones de violencia colectiva. Los linchamientos y otras formas de vigilantismo, entendido éste como aquellas respuestas colectivas frente al delito y la violencia que tienen un carácter extrainstitucional, ya sea que constituyan acciones preventivas o que expresen una reacción punitiva (Huggins, 1991), ocurren donde las condiciones de legalidad y justicia son percibidas insatisfactoriamente por los ciudadanos y bajo el marco de transformaciones estructurales abruptas, profunda desigualdad, conflictos raciales, situaciones de inseguridad y altos niveles de impunidad. Es así como los linchamientos y la violencia colectiva no pueden comprenderse como un fenómeno periférico y coyuntural. Por el contrario, estos eventos reflejan procesos históricos de conformación de los Estados nacionales y las subjetividades políticas, así como sus transformaciones contemporáneas. 🖇️ Más información en http://www.clacso.org/presentaciones-gts/ #GruposDeTrabajoCLACSO20192022

A post shared by CLACSO (@clacso_oficial) on