30 de octubre, 2019

Una semana en La Habana

Regreso de una semana en La Habana, un viaje cargado de emociones y actividades, encuentros  e intercambios, todo ello rodeado por la calidez de las cubanas y los cubanos con quienes hemos trabajado con gran visión de futuro.

Para el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales en general, y para mí en particular, fue un honor haber sido convocados para cerrar los actos oficiales de los 60 años de la Revolución Cubana, un hito para nuestro continente y el mundo iniciado el 1 de enero de 1959.

No voy a enumerar todas y cada una de las actividades, que comenzaron con la Centésima reunión del Comité Directivo de CLACSO, porque correría el riesgo de brindar un informe incompleto. Sí quisiera resaltar el reconocimiento más que merecido a Isabel Allende Karam, una amiga y referente de años desde su responsabilidad al frente del ISRI, el Instituto Superior de Relaciones Internacionales de Cuba. El prolongado aplauso de un auditorio de pie cuando le hice entrega de una plaqueta y de un diploma de CLACSO es la mejor síntesis del cariño y del respeto que supo cosechar no solo en su país sino en toda América latina y el Caribe.



El homenaje al gran poeta Roberto Fernández Retamar en Casa de las Américas fue sin dudas otro momento fuerte, en un salón –vale destacarlo– con gran presencia de jóvenes de todo el continente, una característica saliente de las Escuelas y reuniones de Grupos de Trabajo que se realizaron en esos días en la capital cubana.

Asimismo, quisiera destacar el honor que me han brindado al abrir la V Conferencia “Los desafíos de las ciencias sociales en la coyuntura latinoamericana y caribeña”, nada menos que en la imponente Aula Magna de la Universidad de La Habana.



La ocasión fue también propicia para compartir actos e intercambios con figuras salientes de la Revolución Cubana, entre otros con Ricardo Alarcón, ex Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, y dos de los cinco Héroes que pasaron 16 años en las cárceles norteamericanas: Gerardo Hernández, vicerrector del ISRI, y Ramón Labañino, autor del libro «Hombre del silencio», de cuya presentación participamos.

Resalto también el diálogo que mantuve con Mariela Castro Espín, diputada en la Asamblea Nacional del Poder Popular y directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX), un mano a mano sobre feminismo, sexualidad y otros temas que, en breve, estará disponible en CLACSO TV.

Nuestra presencia en La Habana estuvo atravesada por la actualidad continental, enfocada en particular en las multitudinarias movilizaciones en Haití y en Chile, que valieron de parte de CLACSO pronunciamientos públicos de apoyo a la lucha de los pueblos y de condena a la salvaje represión que, en el caso chileno, causó una veintena de muertos además de miles de heridos y detenidos.

Para terminar, no puedo dejar de subrayar el magnífico trabajo de los Centros CLACSO de Cuba, en la organización y en el buen desarrollo de las actividades, con una mención especial a María Isabel Domínguez, representante del Consejo en Cuba, alma mater de la exitosa semana que hemos pasado en La Habana, del 19 al 25 de octubre de 2019.


Si desea recibir más noticias de CLACSO:

a nuestras listas de correo electrónico.