23 de julio, 2019

Marcha por la vida en Colombia

Organizaciones sociales, políticas, culturales y la comunidad académica de Colombia convocan a una movilización nacional el viernes 26 de julio para sensibilizar a la ciudadanía y al mundo en torno a la defensa de la paz y contra los asesinatos de líderes y lideresas sociales y de excombatientes firmantes del “Acuerdo para la terminación definitiva del conflicto” entre el gobierno y las FARC el 24 de noviembre de 2016.

Desde entonces, activistas ambientales, líderes campesinos, defensores de las comunidades y excombatientes que depusieron las armas son víctima de todo tipo de violencia y de centenares de asesinatos.

En un comunicado, el comité directivo de CLACSO y la Red de Centros Miembro de CLACSO Colombia llaman a  marchar por la paz y exhortan a las autoridades a actuar para detener los crímenes y a garantizar la plena vigencia de los Derechos Humanos en los territorios.

Frente a la situación de violencia contra los líderes y lideresas sociales en Colombia

El Comité Directivo de CLACSO y la Red de Centros Miembro de CLACSO en Colombia manifiestan su decidido apoyo y compromiso con los múltiples esfuerzos colectivos que realizan las organizaciones sociales y comunidades en los territorios para la construcción de paz.  Resaltamos que el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz estable y duradera se constituye en un momento y un escenario de posibilidad para empezar a generar las transformaciones necesarias encaminadas a frenar la violencia y la guerra en las regiones cada vez más afectadas por estos fenómenos y sentar las bases para la consolidación de una organización democrática.

Valoramos y reconocemos los inmensos esfuerzos que hacen las organizaciones sociales y populares diariamente en los territorios para la implementación integral y efectiva del Acuerdo Final, así como por la defensa de sus comunidades y sus derechos. La acción decidida de líderes, lideresas, defensoras y defensores de Derechos Humanos les ha convertido en objetivo directo de quienes insisten en la guerra y la violencia. Rechazamos enérgicamente esta situación, que según el Instituto de Estudios Para el Desarrollo y la Paz – Indepaz, la Marcha Patriótica y la Cumbre Agraria, entre enero de 2016 y mayo de 2019, ha cobrado la vida de 702 líderes y lideresas sociales y cerca de 142 excombatientes firmantes del Acuerdo Final y de sus familiares.

Exhortamos al Gobierno nacional y demás instituciones del Estado colombiano a actuar para detener estos crímenes, identificando y castigando a sus responsables, a proteger efectivamente la vida de los y las amenazadas y en riesgo y a garantizar la plena vigencia de los Derechos Humanos en los territorios.

Como comunidad académica comprometida con la consecución de una sociedad más justa y en paz, hacemos un llamado al respeto a la vida, a la generación de garantías para la permanencia de las comunidades en sus territorios y a aunar esfuerzos para la defensa del Acuerdo Final y la transición hacia la solución negociada de los conflictos, especialmente a retomar el camino del diálogo entre el Gobierno nacional y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Manifestamos también nuestra disposición a seguir aportando a la paz de Colombia desde nuestros diversos trabajos académicos e investigativos junto a las comunidades y sus organizaciones.

Convocamos a la comunidad internacional y a los distintos organismos especializados a acompañar la delicada situación que se presenta en todo el país. Nos sumamos y hacemos una invitación a participar de las movilizaciones nacionales por la vida programadas para el próximo 26 de julio, en acompañamiento a las organizaciones sociales y populares víctimas de la guerra y en defensa de la paz en Colombia.