20 de mayo, 2019

Marcha del silencio en Uruguay

Contra la impunidad de ayer y de hoy

La 24ª Marcha del Silencio organizada por Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos-Desaparecidos se desarrolla este lunes 20 de mayo bajo la consigna: «Que nos digan dónde están. Contra la impunidad de ayer y hoy». Este año la acompañaré a la distancia, pero estaré presente como todos estos años. Hoy más que nunca.

“Las Marchas del Silencio expresan la voluntad de miles de ciudadanos a lo largo y ancho de nuestro país, que no quieren que esta historia se repita. ¡Nunca más dictadura ni Terrorismo de Estado!”, sostiene la convocatoria.

El encuentro es “una cálida demostración de solidaridad con quienes sufrieron y aún sufren las consecuencias de la barbarie del Terrorismo de Estado; y particularmente con la lucha de las madres que buscaron a sus hijos y los siguen buscando”, agrega.

Ignacio Errandonea, integrante del grupo Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, habló de combatir la impunidad, destacando que “no puede ser que las Fuerzas Armadas sigan siendo comandadas por gente que piensa como se pensaba en la dictadura. Desde Madres y Familiares pensamos que es un hecho que hiere la sensibilidad de cualquier ser humano. Mientras sigan ocultando a nuestros familiares, los archivos y la verdad, son cómplices de la desaparición forzada. Mi hermano hoy está desaparecido, y son las Fuerzas Armadas las que deben proporcionar la verdad», concluyó.

La Marcha del Silencio se realiza ininterrumpidamente desde 1996 todos los 20 de mayo en Montevideo, en otras localidades del Uruguay e incluso fuera de las fronteras. ​Este año, se suman Buenos Aires, París, Madrid y Santiago de Chile.

En Montevideo, la manifestación comienza en Juan D. Jackson y Av. Rivera, en donde se encuentra el Monumento a los Detenidos-Desaparecidos de América latina (inaugurado en el año 2009) y finaliza en la Plaza Libertad. La fecha elegida conmemora los asesinatos del senador del Frente Amplio Zelma Michelini, del diputado del Partido Nacional Héctor Gutiérrez Ruiz, y de Rosario Barredo y William Whitelaw en la Argentina.