Colección Grupos de Trabajo

Reestructuración productiva, mercado de trabajo y sindicatos en América Latina

Enrique de la Garza Toledo. [Compilador]

Carlos Salas P.. Consuelo Iranzo. Emilio Taddei. Enrique de la Garza Toledo. Jacqueline Richter. Jorge Carrillo. Marcia de Paula Leite. María Celia Cotarelo. María Eugenia Trejos. Nicolás Iñigo Carrera. Thanalí Patruyo. Marta Novick. [Autores de Capítulo]

Colección Grupos de Trabajo.
ISBN 950-9231-50-9
CLACSO.
Buenos Aires.
de 2000

El cambio de modelo económico y de acumulación ocurrido en América Latina en las últimas dos décadas tuvo notables consecuencias en las estructuras productivas y en los mercados de trabajo de la región. Los efectos más evidentes de la “financiarización” económica y de la apertura comercial indiscriminada fueron la profunda transformación de los mecanismos de regulación de los mercados de trabajo, de los patrones productivos y la desestructuración y reconfiguración de los actores sociales y económicos implicados en la negociación capital-trabajo. El desmantelamiento de la legislación social, la precarización laboral, el desempleo, la flexibilización laboral; la difusión del trabajo infantil e ilegal; la feminización del trabajo acompañada de menores remuneraciones salariales; la tendencia a reducir y suprimir la negociación colectiva; la “represión salarial” y el disciplinamiento de los sindicatos son algunas de las consecuencias acarreadas por la desestructuración del mundo asalariado y por un profundo cambio en la relación de fuerzas entre el capital y el trabajo en desmedro de este último. La fuerza hegemónica del neoliberalismo reside precisamente en ahistorizar la mundialización y universalizar sus valores como el sentido común de la sociedad moderna. Todo intento de transformación resulta desacreditado y extemporáneo. La democracia laboral es ridiculizada como una utopía a ser archivada. Frente a la naturalización de procesos resultantes de claras opciones políticas y frente a la resignación ante la injusticia social es preciso rehistorizar y elaborar herramientas teóricas interpretativas que den cuenta de la catástrofe social que agobia a nuestro continente. Es necesario reconstruir un sentido común de solidaridad social que se sobreponga al sentido común del mercado. Estos son ejercicios necesarios e impostergables para salir del laberinto neoliberal.