30 de abril, 2019

Dilma Rousseff: “La democracia en Brasil está muy amenazada”

En el marco de su viaje a la Argentina para el lanzamiento del “Comité por la Libertad de Lula y Justicia por Marielle”, el jueves 25 de abril, la ex presidenta de Brasil Dilma Rousseff dialogó con CLACSOTV y CLACSO Radio y entregó varias definiciones sobre la actualidad de su país y de América latina.

Lula es un prisionero político. Porque Lula representa en Brasil la lucha por la democracia, por la participación de todos, por la mejoría de las condiciones de vida de la gente”, sentó posición quien fuera ilegalmente sacada del poder por un impeachment en mayo del 2016.


Dilma amplió que, a su entender, hoy en Brasil “tenemos una fuerte tendencia a que las personas pierdan derechos. Creo que la democracia en Brasil está muy amenazada… es una democracia mitigada, no plena, tutelada, inestable.”

La dirigente del Partido de los Trabajadores se mostró esperanzada en experiencias como la de México en América latina y amplió: “Estamos mirando con mucha esperanza las elecciones en Argentina, pues tendríamos un cambio de fuerza si la misma resultara en una solución más positiva, popular, democrática y nacional”.

Palabras de Lula desde la prisión

Pocos días después de la visita de Dilma Rousseff a la Argentina, Luiz Inácio Lula da Silva pudo dar su primera entrevista a la prensa desde su cárcel de Curitiba.

En diálogo con el diario brasileño Folha de São Paulo y el español El País, dijo que estar vivo y no hacer ninguna locura es la forma que encontré de ayudar a este país a reencontrarse con la democracia”.

En otra parte saliente, aseguró que “estoy aquí para buscar justicia, para demostrar mi inocencia. Pero estoy mucho más preocupado con lo que está pasando con el pueblo brasileño… Lo que más me preocupa es la situación de Brasil. No puedo imaginar los sueños que tuve para este país, cuando descubrimos el petróleo. Tengo orgullo y soñé alto, porque fui un presidente muy respetado. Aquí en Latinoamérica, Brasil era la referencia. Soñaba con crear un bloque en Latinoamérica para que tuviéramos fuerza para negociar con la Unión Europea, con Estados Unidos, con China.”

Y dejó una sentencia que lo pinta de cuerpo entero: “Podré seguir preso 100 años, pero no cambiaré mi dignidad por mi libertad.”