Declaraciones y comunicados

Comunicado del Grupo de Trabajo Violencias políticas de seguridad y resistencias

Frente a las masivas movilizaciones de un nuevo 8 y 9 M, las y los integrantes del grupo ‘Violencias, políticas de seguridad y resistencias’ manifestamos …

Un nuevo 8 y 9 M nos encuentra ante la avanzada fascista en la región y, junto a ella, la re-emergencia de discursos antiderechos englobados bajo la “ideología de género” que atraviesan América Latina y El Caribe.

Las territorialidades y corporalidades vienen siendo arrasadas de cara a un patriarcado feroz, al neoliberalismo consolidado y al aumento de proyectos extractivos que mercantilizan las existencias. En este marco, la seguridad humana está siendo puestas en jaque a cada segundo, confirmando la vigencia de las palabras de la ONU que califica la región de América Latina y el Caribe como la “región más insegura y letal del mundo” para las mujeres. Es preciso, por ello, continuar luchando para que los avances y conquistas en los derechos de las mujeres y otros géneros sean realidad en todo el continente.

Así, enfrentamos una escalada de violencia y represión policial y militar que dejan al descubierto los valores de aquellos de quienes tienen el monopolio de la fuerza. En consecuencia, se han montado fuertes operativos en el marco de políticas de seguridad y en las protestas feministas en complicidad con la prensa hegemónica que desembocaron en momentos de violencia social y política que es preciso continuar denunciando

Una vez más estas lógicas perpetúan la criminalización de las  las disidencias: las mujeres, trans y travestis son ahora catalogadas de vándalas y violentas, cuando no infantilizadas, en un sistema adultocéntrico y patriarcal que no quiere dar lugar a sus demandas y pretende retroceder en los derechos conquistados. Es en este escenario donde los feminismos van tejiendo la resistencia a escala regional, reflejando que las violencias se acumulan y distribuyen regionalmente. Se lucha por el reconocimiento de nuestras diferencias: sexuales, raciales, políticas y  generacionales, todas ellas unidas mediante un poderoso hilo violeta que entreteje las existencias latinoamericanas y caribeñas, confirmando lo inminente: el feminismo en estas latitudes es antirracista y anticapitalista.

El Paro y la Huelga transformaron las calles en masivos escenarios performáticos de danzas y de cánticos, cuyas reivindicaciones dejaron al descubierto la importante diversidad de violencias y a la vez evidenciaron su mismo origen: un patriarcado estructural y simultáneo. Es en este marco donde se hicieron presentes las expresiones de nuevas-otras vejeces feministas, mujeres cuyos cuerpos y mentes atestiguaron las crueldades más extremas de las dictaduras militares y de genocidios más atroces, mujeres indígenas y afro que siguen siendo violentadas y asesinadas bajo banderas racistas, coloniales y extractivistas, mujeres lesbianas, trans, bisexuales, infancias libres y maternidades deseadas y por los Derechos Reproductivos, entre otras. En estos cuerpos que se tejió un hilo irrompible que conecta temporalidades, territorialidades y que se materializa ante un escenario donde el miedo aparecía y aparece, paradójicamente, de la mano de quienes tienen el deber de cuidar, de efectivizar los derechos y de garantizar la seguridad humana, esto es, de las fuerzas de seguridad.

La Huelga y el Paro nos recuerdan que el feminismo es resistencia y rebeldía, que la acción directa es el mecanismo de respuesta ante los escenarios cada vez más perversos que dañan a las más vulnerables. Pero el feminismo es también la conjunción de dolor y fiesta, es la militancia que reivindica la alegría sin perder la indignación, como viene a enseñarnos la feminista comunitaria guatemalteca Lorena Cabnal. Y así el espacio público se subyuga cada 8 y 9 M ante la fuerza de la lucha y de la resistencia feminista.

Marzo de 2020
Grupo de Trabajo
Violencias políticas de seguridad y resistencias

Esta declaración expresa la posición del Grupo de Trabajo Pueblos indígenas y proyectos extractivos y no necesariamente la de los centros e instituciones que componen la red internacional de CLACSO, su Comité Directivo o su Secretaría Ejecutiva.