8 de septiembre, 2019

Alfabetización crítica con niños, niñas y jóvenes

Héctor Fabio Ospina y Mónica Salazar Castilla*

El 8 de septiembre celebramos el “Día mundial de la alfabetización”, instaurado por la Unesco en el año 1966. Que sea ésta una excusa para dialogar en torno a lo que ha significado la alfabetización para los niños, las niñas y los jóvenes en nuestra América Latina y el Caribe.

La alfabetización, como herramienta que hace parte de los procesos educativos, es un concepto creado por la escuela moderna para homogenizar la lectura y la escritura en un mismo lenguaje, desconociendo la diversidad cultural, pues educar a todos de la misma manera fue la consigna de la escuela moderna. Esta escuela se convierte en reproductora de la ideología dominante, de la cultura, del desarrollo, de la conquista, del capital como sistema económico y político que avasalla el territorio americano.

Bajo estos postulados, la alfabetización, como proceso de dominación y control del lenguaje, ha sido cuestionada desde los planteamientos de la educación popular y las pedagogías críticas. Para Paulo Freire, la educación es política en cuanto se asuma como la lucha contra el silenciamiento de los pueblos; por eso la alfabetización, desde una apuesta de la educación transformadora, implica aprender en colectividad los lenguajes para nombrar, escribir e imaginar el mundo. También debe ser capaz de leer las dominaciones y sometimientos de los pueblos para romper las esclavitudes instauradas en las brechas sociales, al ejercer el lenguaje como palabra y acción.

Para el maestro José Martí “en los pueblos está la gran revolución… Saber leer es saber andar… Saber escribir es saber ascender. Se entiende en las palabras de este gran pensador que la alfabetización es una manera de hacer la revolución a partir de los distintos saberes, para dejar huella, camino, acontecimiento y futuro.

Finalmente, quisiéramos plantear la alfabetización como una mirada crítica y diversa, lo que implica pensar en diálogos intergeneracionales donde el lenguaje de los niños, las niñas y los jóvenes sea reconocido y potenciado con el objetivo de hacer historia desde las diversas miradas de género, étnicas, interculturas populares y cuidadosas de la Madre Tierra; preocupados ética y políticamente por la justicia social y la equidad. En el diálogo propuesto es importante entender que las nuevas generaciones se han transformado culturalmente a través de las pantallas, las comunicaciones y la red. Por todo esto consideramos la alfabetización como plurilectura y pluriescritura del mundo, donde el lenguaje y la comunicación se amplían y se transforman.


Si desea recibir más noticias de CLACSO:

a nuestras listas de correo electrónico.


* Integrantes del Centro de Estudios Avanzados en Niñez y Juventud – Cinde-Universidad de Manizales – Colombia, y del Grupo de Trabajo CLACSO “Educación Popular y Pedagogías Críticas”